El Informe CESifo 2012 se centra en el desarrollo económico heterogéneo europeo provocado por la crisis

La Fundación BBVA presentó la semana pasada en España el Informe CESifo sobre la Economía Europea 2012, elaborado por un equipo de siete economistas de diferentes países europeos. En esta edición, se ha centrado en la crisis y su repercusión en la economía europea. Además, los autores definen las bases para un sistema de gobierno económico para Europa que pretende inducir una disciplina que evite futuras crisis y, si a pesar de todo se produjeran, contribuir a gestionarlas mejor.

Se trata del undécimo informe sobre la Economía europea realizado por el Grupo Asesor de Economía Europea (EEAG) de CESifo –organización integrada por el Centro de Estudios Económicos de la Universidad de Munich (CES) y el Instituto Ifo de Investigación Económica–, en el que participa el español Xavier Vives, profesor del IESE y director académico del Public-Private Sector Research Center del propio IESE.

PERSPECTIVAS MACROECONÓMICAS

Según el informe, tras un repunte en la primera mitad de 2011, las condiciones económicas mundiales se han deteriorado considerablemente desde entonces. Las previsiones de CESifo se fundamentan en el supuesto de que la crisis de la deuda se puede mantener bajo control. Tras una etapa en la que varias economías europeas volvieron a caer en recesión, se prevé que la desaceleración económica en los países industrializados frene en cierta medida el dinamismo económico de los países emergentes.

Dentro de la zona euro, el desarrollo económico se está volviendo cada vez más heterogéneo. Los países exportadores de capital, que son aquellos que tienen unas finanzas relativamente robustas y alta competitividad internacional, como Alemania, Austria, Finlandia, Luxemburgo y Países Bajos, han  registrado un crecimiento por encima de la media; un 4% en el caso alemán. Por el contrario, la recuperación económica tiende a ser más lenta en países con desequilibrios exteriores y finanzas públicas frágiles, como es el caso de España, Francia e Italia, países en los que las economías se contraerán entre un 0,3% y un 0,6%, en parte debido a que se espera que durante el 2012 implementen una serie de ajustes fiscales significativos.

Mención aparte merecen el resto de los países no pertenecientes a la zona euro que verán cómo sus economías crecerán: un 0,8% en el caso del Reino Unido, un 2,6% en el caso de Suecia y Polonia, mientas que Hungría solamente crecerá un 0,2%.

 Más información aquí 

0
0
0
s2sdefault