gif.ITACA.COEBA
 
 
 

La CREEX señala que sigue habiendo malestar entre los empresarios por los procesos de adjudicación

La Confederación Regional de Empresarios de Extremadura, CREEX, ve con recelo los últimos datos positivos sobre licitación pública hechos públicos hace unos días por parte del gobierno regional ya que según su secretario general, Javier Peinado, son “empujoncitos insuficientes” para que el empresariado extremeño respire, “en términos relativos son importantes, pero en términos absolutos son escasos” ha puntualizado.

Según la patronal extremeña, “muchos compromisos del Estado con la región siguen sin cumplirse y la Junta de Extremadura suele concentrar toda su actividad siempre tras el verano”.Desde la patronal extremeña consideran además que aquí el grado de penetración de empresas que no son extremeñas es demasiado alto si se compara esta cuestión con otras comunidades de España. “Y no es porque en Extremadura no haya tejido empresarial”, declara Peinado, quien cree que “por el tipo de pliegos de condiciones sería impensable que una empresa de ambulancias extremeña se hiciera con un contrato en Cataluña”.Además, desde la Creex señalan que sigue habiendo malestar entre los empresarios por los procesos de adjudicación. Habla de que en los últimos cuatro años ha habido tres modificaciones en las leyes que rigen los contratos públicos. “Se persigue incorporar cláusulas sociales para que las pymes tengan mejor acceso o evitar la concentración de contratos, pero muchas veces el efecto no está siendo el esperado”.Para la Creex, se ha intentado no primar las ofertas más bajas para que los contratos no sean subastas, pero al final terminan adjudicándose las obras al más barato. “Esto no beneficia ni a la Administración, a la que a veces no le terminan la obra o la acaban con una calidad menor, ni a la parte privada, que no tiene márgenes de ganancia razonables que hagan sostenible su empresa”.