La conversión de contratos temporales en indefinidos crece un 26,4%, hasta los 10.217

La conversión de contratos temporales en indefinidos ha aumentado un 26,4% en 2017 en Extremadura, hasta alcanzar los 10.217. Esta cifra supone la cifra más eleva de los últimos diez años, "cerca ya de los niveles previos a la crisis económica".

Así, y de acuerdo al informe publicado por Randstad, cuando se analiza la serie histórica, se observa que desde el año 2007, momento en el que se superaron las 10.300 conversiones, el número de este tipo de contratos descendió durante cinco periodos consecutivos hasta registrar la cifra más baja en 2012 (4.672).

De acuerdo a estos datos, el incremento de la conversión de contratos temporales en indefinidos registrado en 2017 en Extremadura, del 26,4%, es ocho punto superior a la media nacional, donde este aumento ha sido del 17,9%.

Datos nacionales

En el conjunto del país, la conversión de contratos temporales en indefinidos ha crecido un 17,9% en 2017 con respecto al año anterior, hasta alcanzar un total de 686.455 conversiones, según un informe de Randstad que analiza la evolución de los contratos convertidos de una modalidad a otra en la última década.

En concreto, el total de contratos convertidos representan el 40,1% del total de contratos indefinidos registrados durante el año pasado, por lo que, "casi la mitad de los contratos indefinidos de 2017 procedieron de contratos temporales".

El director de Relaciones Institucionales de Randstad, Luis Pérez, ha afirmado que el aumento de contratos temporales convertidos en indefinidos y el acercamiento a las tasas de conversión previas a la crisis confirmaron la tendencia "positiva" del mercado laboral y la recuperación económica.

Además, Pérez ha asegurado que la contratación temporal funciona como puente a un puesto de trabajo estable. De hecho, ha hecho hincapié en que para los perfiles con menor cualificación, la contratación temporal les ayuda a aumentar su empleabilidad a través de la experiencia.

Según el estudio, España cerró 2017 con los ratios más elevados de contratos convertidos y de contratos indefinidos desde 2011, ya que después de registrar datos entre el 39% y el 44% entre 2007 y 2011, el índice se redujo hasta alcanzar su mínimo en 2013, cuando apenas el 28% del total de contratos indefinidos provenía de una conversión.

Por comunidades autónomas, todas las regiones aumentaron el número de contratos convertidos en indefinidos respecto a 2016. Donde más crecieron fueron Baleares (28,1%), La Rioja (26,5%), Extremadura (26,4%), Andalucía (24,6%), Comunidad Valenciana (23,4%), Castilla y León (21%), País Vasco (19,4%) y Navarra (18,9%), que también se sitúo por encima de la media nacional (17,9%).

Sin embargo, por debajo de la media nacional se situaron Canarias (17,4%), Galicia (17,2%), Cantabria (16,1%), Castilla-La Mancha y Madrid (15,7% en ambos), Murcia (14,1%), Aragón (13,8%), Cataluña (12,4%) y Asturias (9,2%).

En términos absolutos, Cataluña fue la región que más conversiones de contratos temporales en indefinidos registró en 2017 (132.000 conversiones). Por detrás, le sigue Madrid (110.000) y Andalucía (91.000).

Por otro lado, teniendo en cuenta la edad, los contratos convertidos en indefinidos aumentaron más entre los mayores de 45 años. Además, los menores de 25 años conformaron el segundo grupo donde más crecieron las conversiones. En 2017, 452.055 contratos temporales de trabajadores de entre 25 y 45 años pasaron a ser indefinidos.

NUEVO LOGO
0
0
0
s2sdefault